Abuso en hogares de ancianos

Tener a un ser querido viviendo en un hogar de ancianos puede ser una gran opción, ya que significa tener trabajadores y profesionales dedicados que se ocupen de su bienestar general. Pero, desafortunadamente, el abuso en asilos es común en estos establecimientos. Según la Organización Mundial de la Salud, un gran porcentaje de trabajadores de hogares de ancianos han aceptado haber abusado de un anciano al menos una vez. Como personas responsables de nuestros ancianos, es vital que aprendamos a identificar los síntomas o señales comunes en casos de abuso.

El abuso en asilos puede ser intencional, o no. Por ejemplo, cometer actos negligentes como olvidar proporcionar un medicamento también será considerado como abuso. Ambos tipos pueden traer consecuencias severas para la vida y la salud de la persona que ha sufrido el maltrato. Algunos ejemplos de consecuencias comunes son:

  • Trauma
  • Depresión
  • Problemas de salud
  • Lesiones físicas
  • Muerte

Algunas señales de abuso fáciles de reconocer son moretones, cortaduras, quemaduras, insomnio, pérdida de peso, falta de higiene personal, entre otros. Identificar alguna de estas señales debe ser una alarma para los seres queridos del anciano y no deben tomarse a la ligera. Por el contrario, al reconocer estas señales, puede investigarse la situación y tomar cartas en el asunto. Dependiendo de los daños ocasionados, puede haber medidas correctivas o incluso un caso legal.

Más allá de las dolencias físicas, muchos ancianos pueden sufrir daños emocionales. Por ejemplo, pueden experimentar problemas de salud mental como depresión o síndrome de estrés postraumático, los cuales son más difíciles de identificar. Por lo tanto, es vital esta pendiente de los cambios de humor y comportamiento en la persona de la tercera edad para percatarse de cualquier señal de abuso.

En Gharibian Law, creemos que nuestros ancianos merecen ser tratados con dignidad y respeto hasta sus últimos días. Nuestro equipo legal dedicado puede ayudarte a resolver tu caso casos con respeto y empatía. Contáctanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.