Cuidadores negligentes

Cuando los años pasan y las personas envejecen, es posible que necesiten de otra persona para cuidarle y auxiliarle en actividades cotidianas. En estos casos, las opciones más comunes son el cuidado directo de un familiar, contratar a una enfermera o cuidadora, o ingresar a un asilo de ancianos. Con esta última opción, el adulto mayor puede tener soporte constante y vigilancia permanente por parte del personal.

Tomar la decisión de ingresar a un asilo no es fácil. Sin embargo, un buen asilo puede ayudar a un anciano a pasar sus últimos años de manera digna y con las comodidades que merece. Desafortunadamente, existen casos en los que el personal de atención de los asilos adopta una actitud negligente o abusiva, lo cual puede causar daños importantes a la salud física y mental de las víctimas.

El Centro Nacional sobre Abuso de Ancianos (NCEA) informa que aproximadamente 5 millones de estadounidenses mayores son víctimas de abuso, negligencia o explotación anualmente. Estas cifras, lamentablemente, reflejan una realidad que muchos desconocen. Sin embargo, es crucial tomar conciencia sobre los riesgos que corren nuestros adultos mayores cuando se encuentran más necesitados de apoyo.

Generalmente, el personal que comete actos negligentes actúa de esta manera con personas en situaciones vulnerables. Ya que estas personas tienen limitadas posibilidades de defenderse, los trabajadores malintencionados aprovechan esta situación. En la mayoría de los casos, las personas que sufren de maltrato o descuido son las mismas que padecen de enfermedades como demencia, parálisis o problemas de memoria.

Hay diferentes actos que pueden ser considerados negligentes en estos casos. Entre los casos más comunes están:

Maltrato físico: Cualquier acción que cause dolor, lesiones o deterioro.

Maltrato emocional: Maltrato emocional: Las palabras o acciones que causen angustia.

Negligencia: Cualquier falta de cuidado que genere incomodidad, dolor o angustia.

Maltrato financiero: Retirar o usar los bienes o fondos de la persona sin autorización.

Entendemos la dificultad de lidiar con un caso de abuso de ancianos, especialmente cuando se trata de un ser querido. Nuestros adultos mayores merecen el mejor trato, uno que sea digno y basado en el respeto y la compasión.

Podemos ayudarte. Si estás enfrentando un caso de maltrato o negligencia a adultos mayores, no dudes en contactar a Gharibian Law.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.